¡¡Conócenos!!
pulsa sobre la imagen




3ª Cronica desde Haití: Curso de Higiene Oral para Niños



La higiene oral es la base de la prevención, todos nos concordamos sobre este aspecto.

En la mayoría de los casos, el nuestro instrumento básico de limpieza no es utilizado correctamente, esto comporta una mala higiene oral con las consiguientes patologías relacionadas: caríe y periodontitis in primis.



Las condiciones económicas da las familias haitianas generalmente no permite el “lujo” de tener un cepillo personal en casa. Los padres tienen dificultad en garantir la comida todos los días a sus propios hijos. Tenéis que tener claro que un hombre que trabaja en la obra gana aproa 120$ al mes. Trabaja 6 días a la semana y no tiene ni seguro sobre infortunios ni algún tipo de garantía. Esto es el precio para mantener nuestro status de vida. Indirectamente, pero ni tanto como pensáis.

Claro que en esto contesto un cepillo parece una inútil tontería. Pero nos sabemos que no es así.

La misión donde yo y los de mas voluntarios alojamos, tiene una esquela y un poliambulatorio, Klinic. El Klinic es un centro de primero socorro, tiene un programa de malnutrición y varias otras disciplinas médicas. Una asociación de Memphis gestiona el hospital, con doctores y, con el ayudo de América Solidaria, con voluntarios también.

Hay un centro odontológico.



Un día llegaron un montón de cepillos y pasta de dientes. Ver todos estos cepillos para distribuir a los pacientes genero’ una idea en mi cabeza: Porque’ no hacer un curso a los niños de la escuela? Claro, nada de nuevo, pero también algo que acá’ nunca fue hecho.

Buena idea pensé’, pero había que rendirla mas interesante.

Explicar lo que es un cepillo y dejarlo en la mano de los niños no funciona, seguro que la mitad lo perderían antes de llegar en casa, o una vez en casa no sería utilizado.

Hablando con Bartolomeo, fiel amigo italiano y educador, pensamos que sería mas útil que los cepillos se quedaran en la escuela, así’ que sería garantizada una higiene diaria, como minimo.



Fui a comentar la idea a las hermanas que hacen la gestión de la esquela y le pareció’ estupendo. Bueno, ya tenía autorización.

El curso era muy sencillo y divertido, prevé también una parte práctica.

Alejandra e Gabriela. Educadora y Odontologa. Voluntarias de América Solidaria, nos han ayudado con la parte grafica y organizativa del curso, dibujando dientes simpáticos y bacterias, así’ que el niños pueda aprender divirtiéndose. Yo y Bartolomeo construimos unas cajas de madera, la pintamos e hicimos unos agujeros donde dejar los cepillos. A cada agujero corresponde un número, a cada número un niño, segundo el orden alfabético de la clase.



Son 20 cajas por un total de 570 niños. Las cajas, al final de la explicación teórica y de la divertida parte práctica donde cada niño se cepillaba los dientes con nosotros, se la cedimos al profesor, que tiene la importante tarea de seguir con el programa diariamente.

Damos tambien pasta de dientes, dos grandes tubos por clase. Cuando terminara’ sera’ fornida por el Klinic.

Este curso has sido muy bien recibido tanto por los niños como por los profesores.

Estoy muy feliz por este nuevo objetivo, además porque’ no era en programa antes de venir, una idea que surgió’ en el camino y que ha tenido éxito positivo gracias al empeño de todos nos.



Quieria agradecer con particolar carino hermana Pilar. Con su carisma y interpretacion mas de atriz que de profesora, ha conseguido render interesante un curso que podria resultar muy aburrido.

Como siempre las fotos acompañan las palabras.

Luca