¡¡Conócenos!!
pulsa sobre la imagen




Alitena (Etiopía) Agosto 2011



El pasado mes de febrero nos contactó a Dentalcoop, el Dr. Ferrán porque quería ir a cooperar como dentista al Hospital de Alitena (Etiopía). A partir de aquí conocimos Javier Varela (medico de Lérida que ha creado la ONG: nto-no te olvidare) que es quien patrocina este hospital y el Dr. Alberto Pérez-Porro se comprometió con él a montar una clínica estable.

Alitena es un pequeño pueblo al norte de Etiopía, en la región de Tigray, concretamente en la comarca de Irob. Es una zona muy deprimida en medio de montañas y además muy castigada por las guerras que se mantuvieron con Eritrea en los años 90. El hospital está dirigido por monjas de la orden Sisters of Charity y son todas del país.


El patio del hospital (estaban haciendo obras de ampliación)

Fuimos cargados con los aparatos, instrumental y material para montar una clínica dental allí, todo financiado por NTO. Las monjas estaban muy ilusionadas pero en la aduana de Addis Abeba nos abrieron todos los bultos, meticulosamente, y no nos dejaron entrar la mitad de los mismos. Los tuvimos que dejar allí para intentar hacer las gestiones necesarias para poder rescatarlos, tras una serie de papeleos, o bien llevárnoslos de vuelta a España. Que es lo que tuvimos que hacer a la vuelta porque no conseguimos superar todos los trámites. Si en algún otro país nos hemos enfrentado a alguna burocracia tan estricta, no lo recordamos

El trayecto de Addis Abeba a Alitena fue arduo. Volamos a Mekele con la idea de comprar allí un compresor y un sillón de barbero para trabajar. Nos alojamos cerca de allí, en Wukro, en el complejo que tiene montado el Padre Ángel Olarán (Abba Melaku), con un programa de atención para huérfanos, escuela y un proyecto de desarrollo rural. Es una persona cálida, afable y con sentido del humor. Ahí tuvimos la suerte de conocer a un voluntario veterano en estas tierras: Juan, conocido allí como “ToJuan”. Un hombre, manitas, capaz de arreglar lo que le pusieran por delante. ( To Juan quiere decir en tigriña: “chinche”, je, je)


Montando la clínica

Con ToJuan y con Carla, voluntaria de NTO, recién llegada a Wukro, nos fuimos para Alitena. La acogida de las monjas fue calurosa, Sister Biserrath (la superiora), Sister Desta (encargada del hospital), Sister Tiguist (encargada del parvulario). Compartimos con ellas una cena de bienvenida con injera (la base de las comidas etíopes, una especie de pan hecho con harina fermentada) y estuvimos alojados en su casa todos los días. Con todas las comodidades, a nivel etíope, agua, luz, limpieza...

Al día siguiente vimos el espacio que nos habían destinado para montar la clínica con luz eléctrica y con un lavabo: perfecto!... Sólo que la luz llegaba tan débilmente que no se podía usar el compresor y el agua no llegaba a las tuberías… Pero la gran alegría fue que había un sillón de dentista de los años 50, calidad inglesa, precioso y que funcionaba mecánicamente a las mil maravillas. No hemos acabado mas arriba de explicar que no encontramos el de barbero en Mekele. Pero Alberto estaba encantado!!! Por la tarde ya se pudo hacer alguna extracción y limpiezas. Estaban Alema, con formación sanitaria, que está haciendo las funciones de dentista local, con Alberto, y Elías un joven que hablaba muy bien inglés y nos hacía de traductor. Como ayudantes, Carla y Gloria, sin experiencia previa, pero apañadas.


Fabricando el depósito de agua



ToJuan consiguió armar un depósito con agua para los ultrasonidos, También nos pusieron un artilugio metálico con depósito y palangana para lavarnos las manos y, esperamos que en breve, se pueda solucionar la llegada de electricidad con la potencia adecuada, fabricar un soporte para el aparato de Rx, fabricar un foco para iluminación de campo, así como el tema del agua. ToJuan nos prometió, cuando nos fuimos, que lo intentaría y estamos seguros de que lo conseguirá…!!!

El material que tuvimos que acarrear de vuelta, esperamos volver a mandarlo este mes de septiembre. Ya tenemos algún voluntario interesado en ir a trabajar allí en octubre. Conseguimos el contacto adecuado en la secretaria del obispado de Addis Abeba para hacer correctamente los trámites de entrada. Por otro lado, hemos acordado con otra ONG: Etiopia Utopía, que opera en Wukro, incluir en su programa de formación de personal dental, reconocido por el gobierno, una persona que en el futuro pueda prestar una atención permanente en Alitena durante los periodos en que no vayan voluntarios.


Atendiendo a un paciente

Hemos conocido un país precioso, con unas gentes de una excepcional calidad humana, y con una cultura milenaria fascinante. Además de las religiosas de Alitena, queremos destacar a la superiora de la zona de Tigray, Sister Medhin, una gestora absolutamente eficiente, con quien estuvimos en Mekele. Posiblemente, la clave para solucionar cualquier problema administrativo o de gestión que se nos pueda plantear en el futuro


Con dolor de muelas




Gloria