¡¡Conócenos!!
pulsa sobre la imagen




CRÓNICAS DESDE HAITÍ – 13 de abril de 2011



Primero Mes.

Hola a todos, colegas.

Estoy muy contento de poder informarles que nuestro proyecto en Haití, Port au Prince está en marcha.

El primer mes no fue nada fácil, tuvimos varios problemas. Perdimos mucho tiempo útil con estos imprevistos, pero es algo que tenía en cuenta. Acá nada funciona bien, no podía ser tan optimista y esperarme lo mejor.



Las primeras dos semanas fueron poco productivas, por unos problemas administrativos de Food for the Poor y también por eventos como el carnaval, las elecciones y la huelga del trasporte por el aumento del coste del barril de petróleo. Interesante evidenciar como los problemas en la Libia tienen efectos negativo acá también. Los “simpáticos” americanos han subido el precio de la gasolina de un 10% de una sola vez. Son de verdad un pueblo lleno de humorismo, ya que se proponen como los salvadores de los haitianos de lo cual ellos mismo se aprovechan.

Pero intento dejar de ser crítico, intento…
Hace dos semanas conseguimos empezar a trabajar, con el entusiasmo similar a los de los niños en un día de Navidad. Justo en el primer día nos encontramos con el compresor roto y las dos lamparas para polimerizar dañadas por un problema de electricidad. La corriente pública no es continua, todo el día. Todas las actividades comerciales o autónomas, poseen un generador para asegurar la electricidad cuando falta. Esto nos crea un poco de dificultad. Además la corriente es a 110V, un solo enchufe tiene la 220V, así que no hay otra opción que enchufar todo en el mismo.



Sin embargo yo, Marie Rose y Mirlande (nuestra enfermera) queríamos llevar por adelante el proyecto y nos decidimos de seguir. Trabajando sin compresor solo podíamos hacer extracciones y limpiezas, y así hemos empezado. Por suerte no hemos decidido de esperar un técnico por arreglar el compresor. Han tardado diez días en llamar uno, y solo después que he tenido que enfadarme. Ahora el compresor funciona, pero es el aspirador a crearnos problemas.



Nuestras colegas tienen mucho cuidado con la profesión, gustan de trabajar y de aprender, ayudándome en mi difícil tarea de formador en la práctica clínica. Nuestra colega Marie Rose es una chica amable y muy calma. Muy educada y respetuosa, es un placer poder verla aprender cada día más. Mirlande es muy atenta a lo que voy diciendo y aun que tenemos un problema de comunicación (ella no habla castellano, yo no hablo creole) conseguimos entendernos. La verdad es que tuvimos suerte, el equipo de trabajo es bueno. El horario de trabajo que nos han dado es un poco anómalo, desde las h11 a las h15. Claro que 4h por día, con ttodas las dificultades que encontramos en el camino, no son muchas. Nos han dicho que no es posible trabajar más tiempo.

Estoy seguro que las conseguiré dejar con las capacidades para llevar autónomamente el proyecto. Me concentraré en las disciplinas de dcirugía y conservadora, dejando un poco la endodoncia y la prótesis. No hay tiempo para dar una buena formación completa, prefiero entonces concentrarme en dos grandes disciplinas de la Odontología. Espero que alguien de vosotros se anime, yo dejaré todo listo para que los próximos voluntarios puedan optimizar el tiempo a disposición para la parte protésica y la endodoncia.



Quiero que sea claro que visitar este país es una muy buena experiencia y lo aconsejo. Es un país complicado, sin dudas, pero el lugar de trabajo es en un sitio muy seguro y el lugar donde nos hospedan por nuestro servicio es un sitio hermoso, en el medio del campo con paz y tranquilidad entre bananeros y mangueras. Hay espacio para quedarse leyendo a la sombra de un árbol, hacer deporte, tomar una Prestige (cerveza haitiana) en compañía de quien vive en este centro. Saliendo de PauP todo cambia, es una isla hermosa….pero os contare’ estos detalles en la próxima carta. Las fotos se refieren al lugar donde vivo, una verdadera oasis.
Bueno, solo me queda saludar una amiga e colega italiana, Meri, que ha donado al proyecto material quirúrgico, imaginando que nunca sería suficiente. Mil gracias!!!

A presto.

Luca