¡¡Conócenos!!
pulsa sobre la imagen




Gambia - Senegal (2011)


28 de julio, cinco de la mañana, aeropuerto de Barcelona. Así es cómo empezó el proyecto que tanto tiempo llevábamos esperando.

Air Brussels fue la encargada de trasladarnos al corazón de África. El viaje fue duro, muchas horas de vuelo, con escala en Bruselas hasta la llegada a Banjul, capital de Gámbia.

Mercado de Brikama (Gámbia)

Era un viernes a las 3 de la tarde y nos adentrábamos en un mundo completamente nuevo y desconocido. El gambiano Malang fue nuestro primer contacto con el país. Del aeropuerto a su casa, allí nos alojó un par de días, los que aprovechamos para hacer turismo y empezar a comprender la gente, la sociedad y el estilo de vida de quienes serian nuestros pacientes.

La mitad del grupo nos fuimos a Senegal para desarrollar nuestra tarea en Kafountine. A pesar de que los quilómetros que nos separaban de Senegal eran pocos, el viaje por aquellas carreteras y a través de fronteras, duró varias horas. Dicho desplazamiento nos lo facilitó Jaume. Él vive en Kafountine, tiene un restaurante y una escuela de alfabetización para adultos. Fue en una de sus clases en las que nos alojamos durante nuestra estancia en el país. Antes de instalarnos pasamos a ver al dentista de la zona para presentarnos e informarle de nuestra tarea en Casamance (región del Senegal en la que se encuentra Kafountine) Nos dirigíamos a la escuela cuando por el camino nos encontramos una fiesta típica africana, con mucha música, colores y alegría, una gran bienvenida! Al llegar, empezamos a conocer al pueblo y a su gente… aprovechando para dar a conocer nuestro proyecto.

Escuela de Alfabetización
La lengua oficial del país es el francés, aunque no todo el mundo lo habla, es la que fue nuestro vehículo de comunicación con los Senegaleses. El lunes por la mañana tocaba entrar en materia. Nos acompañaron al hospital (a 5 minutos andando de la escuela) para conocer el que sería durante 15 días nuestro gabinete dental: 2 sillones, variedad de material e instrumental y necesidad de una buena sesión de limpieza y desinfección. De manera que a ésto dedicamos la mañana.

Centro bucodental, hospital Kafountine (Senegal)

A partir del martes, empezamos a trabajar, de 9 a 1h aproximadamente. Los pacientes pagaban 1000 CFA (1,50€ aproximadamente) al hospital y así podían ser atendidos. Únicamente realizábamos extracciones, no había la posibilidad de hacer ningún tipo de tratamiento conservador ni protético. Teníamos un buen protocolo de desinfección y esterilización, del que nos encargábamos entre todos. Entre los 4 odontólogos que estuvimos la primera semana, tratábamos una media de 25 pacientes al día. La segunda semana éramos 7, el volumen de pacientes también era mayor. Utilizábamos los 2 sillones y sillas en el pasillo cuando era necesario.

Centro bucodental, hospital de Kafountine (Senegal)

Mientras, en Gámbia, también se trabajaba aunque a otro ritmo. No había tantos pacientes y no se disponía de sillones, pero con los mínimos recursos también se consiguió llevar a cabo el proyecto de forma muy satisfactoria.

Aula en Fandema (centro social para mujeres, en el que se realizan clases de alfabetización, corte y confección y diversidad de actividades educativas. Situada en Tujering (Gámbia)

Las tardes y los fines de semana eran para nosotros: visitas a mercados, conocer gente, playa, bares, fiestas de jambés, largas excursiones (en barca, bicicletas, motos, gelli gelli’s, taxis, andando…) bajo el sol, la lluvia… y puestas de sol espectaculares…

Puesta de sol, playa de Kafountine (Senegal)

Las comidas eran peculiares, o nos cocinaban el típico plato Senegalés (arroz con pescado frito), o comprábamos pan y atún para preparar bocadillos. Las cenas en el restaurante de Jaume eran bastante más apetitosas.

En 15 días no se puede arreglar el mundo… ni en un mes ni en dos. Sabemos que para solucionar los problemas de estas poblaciones es necesaria una educación y una formación de base. Pero con nuestro trabajo, sí podemos aportar un granito de arena a algunos de quienes más lo necesitan, conseguimos aliviar el dolor de decenas, quizás algún centenar de personas, y con ello nos llevamos una enriquecedora experiencia profesional y sobretodo personal.

El equipo muy bien custodiado… (Hospital de Kafountine, Senegal)

Montse Robiró
Odontóloga
mrobiro@gmail.com