¡¡Conócenos!!
pulsa sobre la imagen




GUINEA ECUATORIAL - Ebibeyin



Marzo/abril 2011

Todo empieza el día 24 de marzo de 2011 cuando de Barcelona vía Zurich aterrizamos en Yaoundé (Camerún). Nuestra primera experiencia en África, nuestra primera experiencia con Dentalcoop, y lo más importante nuestra primera experiencia cursando 2º de Odontología en la UB. Ya sé que muchos se preguntaran qué podíamos hacer en Camerún y en Guinea Ecuatorial sin tener nada de experiencia, pues voy a contestar a esa pregunta.

En primer lugar, íbamos junto al Dr. Alberto Pérez-Porro y esto a nosotras nos dio confianza, para mi poder llegar a Yaoundé y más tarde a Ebibeyin, y compartir las satisfacciones y alegría de los pacientes a los cuales se les alivia cualquier dolor dental (caries, abcesos, etc) ya era suficiente.

.

Pero ha sido mucho más: hemos ayudado con el material e instrumental, hemos dado soporte a muchos pacientes que entraban a la consulta temblando de miedo, hemos explicado a los niños cómo han de cepillarse los dientes, hemos aprendido cosas que en el entorno universitario son difíciles de aprender como son: el agradecimiento que te dan estas personas por el mero hecho de ir allí y arreglar una caries o extraer un diente; y lo que es más importante, hemos crecido como personas. El viaje es duro pero gratificante, siempre surgen problemas como la falta de electricidad (se estropeó el compresor y no se podía utilizar el material rotatorio) y otros muchos pero al final todo tiene solución.



Tras pasar tres días es Yaoundé viajamos hacia Ebibeyin, toda una aventura (en ambulancia del hospital como medio de transporte, durante tres horas hasta llegar a las monjas hospitalarias) allí hay un sillón dental, y empezó el plato fuerte: viendo pacientes desde las 8 de la mañana hasta las 17h, mucho calor, pero todo era positivo, hasta la comida que nos prepararon buenísima!



Esta es la crónica de una estudiante de 2º de Odontología, de su experiencia y vivencias con Dentalcoop, y desde aquí animo a las personas que no desaprovechen, si tienen la oportunidad de alguna vez ir a ayudar a otras personas, pues aunque sea un pequeño grano de arena, vale la pena.

Macarena.