¡¡Conócenos!!
pulsa sobre la imagen






Sáhara, desierto y compromiso

madrid15m
14
Nº 43 ENERO 2016

Tifariti se encuentra en los llamados “Territo­rios Liberados del Sá­hara Occidental”. “Li­berados” porque desde la guerra que enfrentó a Marrue­cos con el Frente Polisario, ha­ce más de 20 años, esta zona es­tá controlada por los saharauis. Se sitúa a unos 350 kilómetros al suroeste de los campamen­tos de refugiados de Tindouf, en Argelia, y fue la última po­blación bombardeada por Ma­rruecos durante la guerra. Es un centro de referencia para los más de 10.000 nómadas saha­rauis que se mueven por uno de los desiertos más duros e inhós­pitos de la Tierra, donde la tem­peratura en verano supera los 50º, y casi nunca llueve.

Actualmente, desde el punto de vista sanitario, en to­da esta zona, al igual que en el resto de los Territorios Libe­rados, sus dispensarios y hos­pitales se encuentran en muy malas condiciones en cuanto a recursos humanos y materia­les. Esto se debe a que la coo­peración internacional de ayu­da al pueblo saharaui no llega hasta aquí, y se concentra en los campamentos de refugia­dos de Tindouf, principalmen­te por razones políticas pa­ra no soliviantar a Marruecos. En otras palabras, es una tie­rra política y mediáticamente olvidada.

En noviembre de 2013, la ONG Sáhara 4x4 Solidario, que colabora con la Media Luna Ro­ja Saharaui aportando vehícu­los para trasportar material y equipamiento médico, instaló dos sillones dentales en el Hos­pital Navarra de Tifariti. Poste­riormente, en abril de 2014, fue la ONG Dentalcoop la que aca­bó por equipar completamente esta clínica con instrumental y material médico. Las instalacio­nes cuentan con todo el equi­pamiento necesario para ofre­cer una asistencia odontológica de calidad, incluyendo un equi­po de rayos X, autoclave de es­terilización, anestesia, material de empastes, etc. Se creó, así, la primera clínica dental del Sáha­ra Libre.

El equipo de Dentalcoop, formado por dentistas, auxilia­res e higienistas, y el de Sáhara 4x4 Solidario, por mecánicos y amigos del pueblo saharaui, to­dos ellos voluntarios, pusieron rumbo a Argelia. Algunos ya ve­teranos, y otros nuevos en este terreno, aterrizaron con entu­siasmo y energía para desem­peñar el “trabajo” que tenían encomendado, en un territorio que para la mayoría de ellos era completamente desconocido, histórica y geográficamente.

La idea inicial del proyec­to ha sido la de realizar campa­ñas de dentistas voluntarios es­pañoles en distintas zonas de los Territorios Liberados. Hasta diciembre de 2015, unos 30 vo­luntarios han viajado a Tifariti, e incluso hasta Miyek, al sur de esta región, a más de 800 km de los campamentos de Tindouf, en una zona donde nunca an­tes habían llegado cooperantes. En total se han atendido a unos 800 pacientes de diversas pa­tologías. Muchos de ellos nun­ca habían sido tratados por un dentista, y mucho menos con anestesia.

Pero el proyecto de Dental­coop no solo se ha centrado en la asistencia médica en el Sáha­ra Occidental. En colaboración con las autoridades saharauis, en concreto con el Departamen­to de Estomatología del Minis­terio de Salud Pública saharaui, Dentalcoop inició en 2014 un programa de formación cien­tífica de los odontólogos saha­rauis. Estos dentistas reflejan la realidad de un pueblo que, a pesar de sus duras condicio­nes de vida, y con total depen­dencia de la ayuda internacio­nal, luchan por salir adelante y mantener viva la esperanza de una solución política al conflic­to saharaui. Porque no solo ne­cesitan recursos, también quie­ren avanzar en su desarrollo y capacidades para ofrecer los mejores servicios y condiciones de vida al pueblo saharaui en su futuro Sáhara Libre.

En este “enseñar a pescar”, los voluntarios de Dentalcoop, dirigidos por el Dr. Ignacio Ca­latayud, odontólogo de Madrid con años de experiencia en Áfri­ca, han establecido una serie de actividades de formación mé­dica para los facultativos saha­rauis, además de buscar finan­ciación estable para sostener económicamente los sueldos de estos dentistas. Su realidad en este sentido se traduce en sueldos de 80€ al mes, que co­bran trimestralmente, y en oca­siones con retrasos de varios meses. Esta situación obliga a estos profesionales, para soste­ner a sus familias, a recurrir al pluriempleo como taxistas, en comercios, e incluso dedicán­dose al pastoreo.

Además Dentalcoop está poniendo en marcha un Plan Integral de Salud Bucodental que buscará garantizar la mejor asistencia odontológica a la po­blación saharaui, tanto en los campamentos de refugiados co­mo en los Territorios Liberados.

Pero lo que realmente ha hecho este grupo de volunta­rios ha sido, respondiendo a la hospitalidad saharaui, crear un vínculo personal. Un víncu­lo que ya existía, pero que es­taba dormido. El de la amistad y las raíces culturales comu­nes que mantiene España con esos otros “españoles” de Áfri­ca, y que va a garantizar que el compromiso con su causa sea también un compromiso con la salud bucodental de todo el  pueblo saharaui. 